2. Todo (lo que os han contado) es falso

  • Autor de la entrada:
  • Categoría de la entrada:Mi Presente
“Como todos vosotros, soy descendiente de la Creación, soy un Hijo de la Eternidad”

Todo lo que os han contado que es imposible, todo cuanto se jura que es falso o irreal… es precisamente falso. Sigue siendo real, porque así lo es para aquellos que así lo han creído. Pero es falso.

Lo que es posible o no, depende únicamente del que lo entiende o no como posible. Pensamos que hay una sola realidad invariable para todos, y luego cada uno percibe e interpreta dicha realidad de acuerdo a sus propios matices. Lo que no todos conciben es que dicha realidad depende exclusivamente de lo que pensamos y sentimos acerca de ella. ¡Pero hay tantas cosas que pensamos y sentimos sin darnos cuenta de ello!

Cuando uno cuenta la historia de su vida, suele pasar por alto muchos detalles; sobretodo aquellos que se piensan y sienten sin siquiera ser consciente de ello. Y no solo eso… Para relatar la crónica de una vida, uno tiende a anclarse en el pasado y partir de ahí, desde su nacimiento en adelante. Como mucho se detiene a hablar brevemente de su familia o sus ancestros, para contextualizar algunos ideales, regocijarse en sus pretendidas virtudes o justificar algunos vicios y defectos. Pocos empiezan su relato ahí donde se inician todos los relatos: en la Creación. Pero yo debo hacerlo así, porque de algún modo nací de eso. Como todos vosotros, soy descendiente de la Creación, soy un Hijo de la Eternidad.

Aunque nuestra efímera personalidad de hoy surgiera mucho más tarde, todos nacimos entonces, en el inicio de los tiempos. Así que es ahí donde empieza una parte de mi historia.

Hay dos partes más, sin embargo: la historia de la personalidad que aún hoy me acompaña, y la crónica de mi presente actual, identificado con una identidad similar pero diferente. La primera se inició hace ya muchos años, en el siglo XII… Sí, lo sé, de eso hace ya casi 900 años. Pero eso no significa nada, ni convierte mi crónica en menos veraz. Pronto entenderéis que el tiempo no es más que un mecanismo que resulta necesario para separarnos a nosotros mismos cuando la mente es incapaz de tolerar lo ilimitado.

Para conocerme, tendréis que aceptar que yo soy esas tres historias a la vez: mi Creación, el nacimiento de mi identidad, y en lo que me he convertido ahora.

No siempre avanzarán esas tres crónicas a la vez. Ya que a menudo quizás se precise atender sólo una de ellas para poder luego comprender el devenir de las otras.

Todo lo que os han contado que es imposible, es muy posiblemente falso. ¿Es imposible creer que siempre he estado aquí? ¿Que existo desde el principio de los principios e incluso más allá de eso? Es posible, si yo sé, con absoluta e inquebrantable certeza, que así es. Todos y todas nacisteis conmigo entonces, solo que para la mayoría esa posibilidad es imposible porque preferís creerlo así. Por eso dije que, quien os contó que únicamente sois vuestras memorias desde que vuestro cuerpo nació, no fue del todo honesto con vosotros. Así como yo, sois mucho más que eso. La única diferencia es que yo lo recordé, y quizás vosotros todavía no lo hayáis hecho. O puede que hayáis decidido olvidarlo a propósito, quién sabe… En realidad, fue exactamente eso lo que hice yo: borrar mi origen para rehuir el dolor de tener que darle un final.

Todo lo que os he contado es posible, porque, para empezar, yo estoy convencido de ello.

Y pronto… pronto también lo estaréis vosotros.

Deja una respuesta