16. Sé que no me crees

«Quien aprende a creer en el mundo a costa de desconfiar de uno mismo,
se extravía él y pierde también el mundo.«

Ya sé que no me crees. Entiendo que la mayoría de quienes leéis estos textos penséis que soy un mentiroso; y también comprendo al resto, que dudáis entre creer que me lo invento todo para sacar algo a cambio o que lo hago porque estoy simplemente chiflado. ¿Pensáis que sois los primeros que piensan eso de mi?

Continuar leyendo 16. Sé que no me crees

14. La traición de la Rosa

«Me postré ante la vida, me ofrecí al amor, sin piel, sin límites ni barreras.
Me arriesgué y eso me condujo a estar hoy ingresado aquí.»

A decir verdad, también yo traté de luchar contra el sistema incontables veces. También yo fui ingenuo, y quizás también inconsciente… Siempre lo he sido, ¡para qué engañarnos! Y eso que conservo memoria de mis otras doce vidas, por lo que un error de este calibre resulta casi insultante. Pero no fue mi ingenuidad el problema, ni tampoco mi beligerante paranoia contra el sistema y sus espías… no, mi problema devino de la inconsciente búsqueda de afecto que pretendía colmar por medio de todo ello.

Continuar leyendo 14. La traición de la Rosa

13. El Sistema

«Si la gente de la calle siente que no es libre por culpa del sistema…
¿qué crees que sentimos los de aquí adentro?»

Aunque no lo parezca, uno no nace encadenado al sistema. Uno se encadena al sistema cuando pretende luchar contra él y sus infinitas injusticias.

El sistema es el mundo exterior, da igual quién parezca controlarlo o gobernarlo. Mejor dicho: el sistema es tu creencia de que el mundo exterior tiene poder sobre ti. ¿Y quién no cree eso? Todo el mundo pertenece al sistema porque todo el mundo cree que ese mundo y sus poderes tienen influencia sobre él.

Continuar leyendo 13. El Sistema

12. Movido por la Ingenuidad

«Cuando te crees esclavo del sistema, juzgado por sus ideales
u oprimido por sus injusticias, te estás esclavizando a ti mismo.»

Yo nunca sentí que pudiera volar, pero sé que he ayudado a otros a que lo hicieran. Siempre les previne de cuidar sus palabras, de la importancia de confiar en la vida sin dejar de confiar en el propio instinto que te susurra “a éste sí, a éste no”. No es lo mismo ser confiado, que ser ingenuo. Confiar en ti o en el destino no está reñido con desconfiar de aquellos que no confían en nada excepto en el control.

Continuar leyendo 12. Movido por la Ingenuidad

8. Estúpidas listas

«Las listas nos atontan: nos dicen lo que es más bueno y lo que es más malo;
nos empujan a crear fantasías respecto a lo que vale o no la pena en este mundo.»

A los seres humanos nos encantan las listas… incluso a los inmortales, como los Eternos; o los Almastë, que son humanos pero sin ser del todo humanos. De los seres no humanos no puedo hablar, porque apenas he hablado con ellos.

Sé que la mayoría de enanos se desvanecieron, que los duendes de los bosques ya no se muestran en casi ningún bosque, y los jotuns… bien, de ellos es difícil poder incluso decir que les guste algo que nos sea el simple hecho de estar vivos. Los elfos oscuros quizás sí tengan cierto aprecio a ordenar cosas de menor a mayor, de otro modo no se entendería que hubieran tenido caudillos tan importantes como la Diosa Blanca. Sin embargo, es imposible hablar con ninguno de su especie en los tiempos que corren sin pagar por tu vida, sobretodo después de que juraran odio eterno al ser humano y optaran por regresar bajo tierra.

Continuar leyendo 8. Estúpidas listas