39. Confinados

«Si los de fuera creen enloquecer por pasar un par de semanas sin salir al exterior,
¿no significará que la locura también está presente en ellos?»

Llevo diez años confinado, así que comprended que no me angustie demasiado la idea de que todo el mundo viva por unos meses lo que llevamos años viviendo nosotros. Estar encerrado no es tan malo… sobre todo ahora que sé que no somos los únicos.

Continuar leyendo 39. Confinados

38. Contagio de Libertad

«La muerte de nuestros mayores nos da pánico: los amamos demasiado como para dejarlos partir, pero no tanto como para cuidar de ellos«

De la conjunción de los Cuatro Elementos y sus protectores, emergen fenómenos climáticos y naturales, pero también surgen grandes plagas o epidemias. Y, como resulta evidente, este es el caso que nos ocupa en la actualidad.

Continuar leyendo 38. Contagio de Libertad

13. El Sistema

«Si la gente de la calle siente que no es libre por culpa del sistema…
¿qué crees que sentimos los de aquí adentro?»

Aunque no lo parezca, uno no nace encadenado al sistema. Uno se encadena al sistema cuando pretende luchar contra él y sus infinitas injusticias.

El sistema es el mundo exterior, da igual quién parezca controlarlo o gobernarlo. Mejor dicho: el sistema es tu creencia de que el mundo exterior tiene poder sobre ti. ¿Y quién no cree eso? Todo el mundo pertenece al sistema porque todo el mundo cree que ese mundo y sus poderes tienen influencia sobre él.

Continuar leyendo 13. El Sistema

11. El Arte de Volar (2a Parte)

«El ser humano siempre quiso volar, y cuando uno descubrió cómo hacerlo,
el resto lo tachó de loco e impidió que lo hiciera.»

Daba igual las formas que emplearan los psiquiatras y terapeutas, o el personal de enfermería…, no hubo manera de hacerle ver que esos vuelos los imaginaba él, que todos esos viajes nocturnos los creaba su cabeza. Porque él sencillamente respondía que sí, que también todas las percepciones de los médicos procedían de sus cabezas, y que él no los juzgaba por eso. Era un enfermo difícil, no por agresivo, sino porque, a pesar de estar medicado, conservaba sorprendente agilidad mental y, a menudo, por sus afinadas respuestas parecía más listo que el personal médico. Por eso nadie conseguía derrotar sus delirios a través de la lógica, ni aplacar sus alucinaciones sin que él les diera la vuelta y los hiciera replantearse si no estarían todos alucinando también con él.

Continuar leyendo 11. El Arte de Volar (2a Parte)