+ Prólogo – Galería de Imágenes +

Edda Medio

«Aquí se pueden leer verdaderas maravillas; vinculadas, todas,
con las profundas raíces que penetran en la tierra y se alzan sobre ella»

Desaparecidos

«Jamás se investigaron los motivos de su desaparición…
Quizás porque ni siquiera quisieron averiguarse»

La Montaña

«La montaña fue considerada una divinidad más de la antigua mitología de la región,
a la que adoraban y veneraban día y noche»

Ragnarok

«Oraban día tras día, año tras año, y generación tras generación.
Pues si alguien desobedecía la voluntad de su Dios, podía desencadenar el Ragnarok»

Los Eruditos

«Los Eruditos. La influencia de sus palabras regía la vida de todos.
Y, sobretodo, el peso de sus silencios
«
«Incontables secretos se escondían tras la amable e indispensable faceta que mostraban al mundo. El principal de ellos: enmascarar su profunda ignorancia»

El Pueblo y sus aldeanos

«Así funcionan las creencias: aunque inicialmente no las creas y carezcas de garantías y argumentos que las prueben, uno necesita mantenerlas para convencerse de que sabe quién es y la razón por la que vive»
«Algunos necesitan sumarse al pensamiento mayoritario para creerse en el camino correcto. Otros se oponen a ese mismo pensamiento, porque para ellos lo distinto es lo correcto…»
«Ambos son iguales. Pues buscan posicionarse en contra de otros para distinguirse y fantasear con que han entendido el milagro de su propia vida»

El Pacto Sagrado

«¿De dónde surgía aquella inflexible adoración hacia una montaña que engendraba oro pero destruía vidas? Solo algunos lo sabían…»
«Existe un Pacto que data de tiempos ancestrales, en el que la raza de los Humanos juró fidelidad eterna a los Dioses, gloriosos e inmortales hasta el fin de los tiempos»
«El pueblo permanecía totalmente ajeno a la existencia de ese supuesto Pacto. Y, sin embargo, hasta el último de ellos continuaba viviendo regido por sus rígidas y condicionantes reglas»

Forasteros

«El Santuario no era proclive a recibir extranjeros… Un forastero era siempre sinónimo de preguntas, y apenas unas cuantas eran necesarias para desmoronar los enigmas que sustentaban su estricto credo»

«Muy pocos forasteros eran invitados a quedarse. Comida y techo a cambio de dos condiciones: una tarea y la sumisión a su Dios»

Alguien diferente…

«Siempre existe alguien diferente, alguien que no disfruta de su existencia del mismo modo en que dicen hacerlo los demás; alguien que, por no asemejarse al resto, se lo tacha de raro, o incluso de loco«
«Puede llegar a convertirse en una Gran Alma:
un ser capaz de desbordar el arroyo que desemboca en el mar del destino»

El Hijo del Viento

«Alguien creyó que era él… Que era el Hijo del Viento»
error

Deja un comentario

RSS
Facebook
Facebook
Instagram
YouTube
Sígueme por Email