+ Muerte +

«Se trataba de Hella, semidiosa y señora del Reino de los Muertos.
Un poderoso ser con infinitas huestes de jotuns a su servicio»

-A medianoche aparecieron los Espíritus del Lamento, tal y como aquel ser había pronosticado. Oscuros como la misma noche, estos monstruos asesinaron brutalmente al menos a medio centenar de personas.

»Pereció todo aquel que quiso enfrentarse a ellos, y también aquellos que no pudieron huir a tiempo.

»Fue una terrible tragedia, como podréis imaginar… Presuntamente, la peor que se recuerda. Una matanza sin límites, un exterminio inexplicable.

»Por suerte, apenas duró mientras fue de noche: la desaparición de aquellos monstruos fue tan misteriosa como lo había sido su llegada, pues al asomar el primer rayo de sol se fundieron todos y se esfumaron para siempre, hasta nuestros días.

Un mes de duelo y silencio

—Cuatro semanas más tarde, Isgerdur volvió a recuperar el habla y explicó lo sucedido como buenamente pudo. Relató su experiencia con lujo de detalles, y gracias a ello la mujer de mi antepasado pudo escribirla aquí.

»La joven fue tratada por los Eruditos de esa época, y pasado un tiempo se barajó la conjetura de quién podía ser el ente que se le había aparecido aquel fatídico día.

»Dijeron que se trataba de Hella, la semidiosa y señora del Reino de los Muertos. Un poderoso ser con infinitas huestes de jotuns a su servicio.

»Es decir, la quinta y última fatalidad que cayó encima de Solem Montoro fue llevada a cabo por la mismísima MUERTE.

Deja una respuesta