+ … Lamentos +

«La historia se ha repetido. Pero esta vez ha sido el agua quien se ha llevado a mi buen amigo. El demonio del agua lo ha separado de todos nosotros»

«Cuando la superficie se ha aquietado, su reflejo distorsionado ha reaparecido. Y entonces, sin apartar de mí su fija mirada, ha empezado a alejarse. Nos ha parecido que estuvieran tirando de él… que lo apartaban de nuestro alcance.

Su eterna y fría mirada ha desaparecido en el fondo del arroyo… sin retirarla de mis impotentes y arrepentidos ojos. Todavía no consigo sacar esta imagen de mi mente. Ni sé si podré hacerlo nunca.

Cuando he reaccionado, me he arrojado al río, buscando en sus profundidades… todos lo hemos hecho. Pero nadie ha encontrado nada.

Lo siento, Dubal, amigo mío, no hemos podido sacarte de esa agua maldita. Mañana volveremos a por ti, viejo amigo… una expedición partirá temprano y peinaremos el río, y si es necesario, lo haremos desde su nacimiento hasta su desembocadura. Tampoco sabemos qué se ha hecho de tu hijo. Mañana nos dividiremos, y el otro grupo intentará encontrarlo a él.

Daremos con Endera, te lo prometo. Solo espero que su desaparición no haya sido tan horrible como la tuya; deseo que compartáis el mismo destino, y que ese sea volver a nuestro lado. Tan solo quiero levantarme mañana por la mañana y encontrarte en los campos, preparado para una nueva cacería, como cada día. Pero por ahora dudo que tengamos tanta suerte.

La historia se ha repetido. Pero esta vez ha sido el agua quien se ha llevado a mi buen amigo. El demonio del agua lo ha separado de todos nosotros… el agua lo ha hecho desaparecer…»

El druida misterioso

—¡Bah! —resopló de pronto el rudo Harald, sentado en la segunda mesa—. El agua no ahoga a nadie que antes no se haya hundido en ella… —cuestionó la veracidad de la historia.

—Sea como sea, el AGUA fue el elemento causante de esta cuarta tragedia —prosiguió el herrero ignorando aquella interrupción—. Pero esto no termina aquí, a continuación se expresa algo que podría ser fundamental para entender el origen o causante de estos acontecimientos. Si os fijáis, vuelve a nombrar al supuesto druida que, al parecer, se presentó en la aldea el día antes. Manifiesta lo siguiente:

«Estoy seguro de que ese druida tiene algo que ver con todo esto.

Apuesto a que ha sido él quien te ha hechizado. Sí, ha sido él… hasta que llegó iba todo tan bien… Él ha vertido esta espantosa maldición sobre ti. ¿Pero por qué? Estoy tan amedrentado… no sé qué hacer…

¿Qué es lo que hemos hecho mal para que nos ocurra esta desgracia? ¿Por qué nos habéis abandonado, dioses?

¿Por qué…?»

—Según su crónica, parece evidente que ese druida desconocido guarda relación con lo ocurrido. Mi antepasado señaló que todo iba perfectamente hasta su llegada. Lástima que no podamos comprender el mensaje que escribió el día anterior. Seguramente, si no fuera por el deterioro de este antiguo diario, podríamos obtener alguna respuesta a todos estos enigmas.

»De todas formas, después de este día no vuelve a ser citado ningún druida, ni tampoco la presencia de ningún extraño en Solem Montoro; así que también podría ser una extraña coincidencia, y nada más que eso.

»Bueno, regresemos a la historia, y con ella, al quinto y último suceso acontecido hasta nuestros días.

Deja una respuesta