1. He escrito esto antes

  • Autor de la entrada:
  • Categoría de la entrada:Mi Presente
“Al cumplir mi más preciado deseo en otra vida, comenzó mi maldición en ésta”

He escrito esto antes. Pero se quemó. O fue quemado, quién sabe. Existen muchas personas que no quieren que mi historia se sepa. No porque sean mis enemigos; de hecho ni siquiera los conozco. Temen mis palabras por lo que sugieren: los obligan a enfrentar una realidad que rompe con todo lo que siempre han creído. La simple posibilidad de que yo esté vivo los desgarra por dentro. Y es que mi vida destroza todo aquello que creen y dicen ser: sus sueños y esperanzas, sus propósitos y ambiciones, sus ideales, sus mandamientos… Su orgullo. Su religión. Su personalidad. Su mundo.

He escrito esto antes. Pero ya no lo volveré a hacer más. Me han contado que estas teclas imprimen mis palabras en una dimensión que jamás podrá ser olvidada, transfiriendo mis recuerdos a páginas inmunes tanto a las llamas, como a cualquier conato de miedo o ira humana. Espero que sea verdad.

He escrito esto antes. Aunque antes jamás hablé del odio que suscito entre aquellos que creen que amar es reafirmarse ante el igual para rechazar al distinto. Pero sí que conté las razones por las que mi mera existencia pone en riesgo todo el sistema de creencias que el mundo ha impuesto y la mayoría de vosotros habéis comprado. A veces, quise morir, lo confieso. Escapar de todo esto. Lo intenté, de veras. Traté de matarme… así como también lo intentaron otros. Pero no pude yo, ni pudieron ellos. No puedo morir. Ese es el problema. No hasta que termine lo que un día ingenuamente decidí empezar. No hasta que vuelva a dar vida a mi espíritu. A completarlo. Porque un día elegí no hacer caso a un amigo, y me convertí en un Alma Muerta.

He escrito esto antes. Me refiero a mi deseo de unificar mi espíritu para poder al fin partir. Un sueño que llevo demasiado tiempo persiguiendo. Tanto, que me dio tiempo a aborrecerlo, rechazarlo, enterrarlo, olvidarlo y exhumarlo en numerosas ocasiones. Un sueño que es deseo y necesidad. Porque no podré descansar hasta que lo cumpla. Porque no podré morir hasta conseguirlo. Porque seguiré siendo un Alma Muerta hasta entonces…

He escrito esto antes. Sí, también esto… De cómo lograr mi anterior sueño me condujo a esta pesadilla. Porque al cumplir mi más preciado deseo en otra vida, comenzó mi maldición en ésta.

Hay algo que esta vez no escribiré. Solo una cosa: mi auténtico nombre. No lo volveré a hacer; quizás jamás lo haga. Porque ese nombre sí pudo morir. Él tuvo suerte… Yo elegí otra cosa. Yo elegí ser un Alma Muerta. Dejaré, por lo menos, que esa parte de mi sí pueda desaparecer… Su sueño fue perseguir la bendición de pervivir en el recuerdo del mundo. A raíz de ello, sufro ahora yo mi maldición: la inmortalidad.

Deja una respuesta