Textos, datos e informaciones respecto a la creación del Universo y el origen de la Fuente. Así como todo lo que sé en referencia a los primeros días del mundo y las manifestaciones de la consciencia.

E. La Voz del Alma

«El Aire que respiramos nos proporciona así breves instantes de Alegría,
porciones de felicidad tan etéreas e invisibles como el mismo Aire que las representa»

Es la Voz del Alma quien nos recuerda la Verdad a cada instante, aunque solo puedan escucharlo aquellos que están dispuestos a vaciar sus instantes y dejarlos en auténtico silencio. Ella evoca las verdades acerca de lo ocurrido y rememora, con cada nuevo aliento, la realidad de lo que somos y jamás dejamos de ser.

Continuar leyendo E. La Voz del Alma

D. La Culpa del Ego

«El origen de la culpa provenía de la separación originaria a raíz de la Primera División.
Fue también el germen del resto de divisiones que se dieron después»

Y una vez fue creado el Cosmos y el Mundo de Midgard, aconteció la tercera división: la Consciencia escogió encarnar el Todo visible y palpable en detrimento de la Nada invisible e intangible.

Decisión que propició la cuarta y última división: la individualización del Alma a través de la constitución y multiplicación de cuerpos físicos, vehículos ideales para que los habitara el Ego, en su afán de posibilitar su supervivencia como identidad separada de la Divina Unidad.

Continuar leyendo D. La Culpa del Ego

C. Cinco Emociones

«El Mundo nació de la proyección de cuanto se consideró nocivo, excesivo o inadecuado.
Por consiguiente, nuestra Sombra gestó el Mundo»

Los Elementos son frutos de la materia, más sólidos y densos que las energías que los precedieron: las Emociones, fluidas e intangibles, y sin representación física en la materia. La primera de ellas, paradójicamente, dio lugar al No-Elemento: la Muerte.

Continuar leyendo C. Cinco Emociones

B. Las Cuatro Divisiones

«La creación de todo un Universo y su Mundo de Materia, se ofreció como alternativa a la Nada inconsciente, imperceptible, incorrecta y hasta inexistente del Ginnungagap»

En el Ginnungagap no existe consciencia, ni tampoco percepción, por lo que nada está bien o mal, ya que ni siquiera existe algo que juzgar como bueno o malo, ni juez que lo perciba y pueda dictaminar dicha distinción.

El Ginnungagap es… pero ni siquiera sabe que es. Esta es la esencia de la Unidad: todo es Uno, nada existe por separado. Por lo tanto, nada puede distinguirse cuando no hay distancia entre aquello que observa y lo que es observado. No hubo percepción de la misma existencia del Ginnungagap hasta que aconteció la primera división.

Continuar leyendo B. Las Cuatro Divisiones

A. Ginnungagap

«Algunos lo llaman La Fuente, la Nada, o Dios,
pero básicamente todos tratan de poner nombre a Lo Innombrable»

No se puede hablar del Ginnungagap. Intentarlo es un desafío inabarcable. El Ginnungagap es el vacío, por lo que en lugar de palabras sería más apropiado dejar este espacio en blanco para tratar de describirlo.

En vez de sonido, sería ideal el silencio. La más pura eternidad del instante presente, mejor que suscribirla a la línea del Tiempo. La Nada sería más ajustada y fiel que llenar este texto con todo lo que se me ocurra. Por eso, cualquier intento de descripción jamás se aproximará un ápice al Ginnungagap en si mismo.

Continuar leyendo A. Ginnungagap