7. ¿Represión?

  • Autor de la entrada:
  • Categoría de la entrada:Mi Presente
«La verdad encerrada en una única cabeza se torna locura,
pero compartida con el mundo adquiere, al fin, verdadero sentido.»

Lo llaman contención… cuando quieren decir represión. Creen que necesitamos sus límites para no desbordarnos y enloquecer. Y es justo lo contrario: es por sus injustos límites que se nos impide expresarnos y acabamos enloqueciendo.

No he podido escribir en meses. No me han dejado. En realidad no han podido evitarlo… pero tuvieron éxito impidiendo que lo hiciera en abierto. No importa, he continuado haciéndolo en mis cuadernos. He tomado notas desde entonces… y ahora me dispongo a compartirlas.

Han cambiado algunas cosas, pero solo un poco. El amigo loco que me animó a escribir ha sido el único que ha seguido animándome a continuar con el proceso. A pesar de ser uno de los que, oficialmente, votó en contra de ello: ya se sabe, tiene que guardar las apariencias.

Pero ahora, y por medio de su influencia, me han permitido continuar con ello. «Un medio de expresión para compartir mi locura y vaciarme de mis delirios», así lo han justificado. Creen que vomitando mi mierda sin sentido, por lo menos no la tengo dentro. Se piensan que olvidaré mis recuerdos por el simple hecho de volcarlos fuera. Que así canalizaré mi paranoia y ellos podrán entender mejor cuál es mi inexplicable trastorno. Pobres ilusos… La verdad encerrada en una única cabeza se torna locura, pero compartida con el mundo adquiere, al fin, verdadero sentido.

Lo llaman contención para no llamarlo represión. Cosas de eufemismos para calmar la falsa moral.

Pero también nosotros lo llamamos represión… cuando deberíamos llamarlo «acumulación para una apropiada expresión». Porque nada se reprime, nada. Todo cuanto contenemos dentro entra en estado de acumulación latente hasta el momento en que, inevitablemente, recibe el permiso de ser expresado. Y cuando uno empieza a expresar después de haber callado durante años… su verdad llega todo lo lejos que tiene que llegar: tan lejos como para alcanzarlo a uno mismo. Suficiente cerca para alcanzar al mundo entero.

Deja una respuesta