31. Primera Vida

«Mi primera vida, quizás por ser la más profunda, es también la que más me duele.
Es tanto la más difícil de recordar, como la que más me cuesta integrar»

Oskar dice que está bien que me centre en la historia de mis sueños… a la que he titulado «El Sueño del Huérfano», pero que me ayudará si, de vez en cuando, voy escribiendo también sobre otros asuntos.

Me comentó que ir cambiando de historia, el hecho de ir pasando de una vida a otra, quizás pueda facilitarme el proceso de desapego de mi identificación con cada una de esas personas que fui.

Lo cierto es que mi primera vida, quizás por ser la más profunda, es también la que más me duele y conmueve. Es tanto la más difícil de recordar, como la que más me cuesta integrar. Fue, además, la última que comencé a recordar…

Fue aquí, encerrado ya en el hospital, cuando comenzaron a llegar las visiones e imágenes que, como memorias enterradas que ansían exhumarse, pugnaban por emerger a la superficie para que yo las asiera de la mano y las rescatara del olvido. Ahora mismo, es esta vida primera la que más obsesionado me tiene… la que más me atrapa.

Por todo ello, y una vez más, he decidido hacerle caso a Oskar… Voy a abandonar a Werfal para volver a Hèctor Sóiel.

Hoy voy a hablar, por lo tanto, de todo cuanto recuerdo desde que aquella mujer me atacó en mi amada biblioteca.

Voy a hablar de cómo morí.

Deja un comentario

RSS
Instagram
YouTube
Sígueme por Email