22. El Fin (de la Imaginación)

«Nadie escribe nada, son las propias vidas vividas
las que deciden transcribirse a si mismas para inmortalizarse.»

Lo sé, lo leí en la biografía de la bibliotecaria, Dora. ¿Qué tienes que decirme?

Hay un libro que he estado escribiendo… Aún no lo he terminado, pero habla de ti –aseguró, poniéndome los pelos de punta–. Aunque en mi imaginación eres algo mayor, así que aún no tienes la edad del personaje del que he escrito. Todavía tienes tiempo.

¿Tiempo para qué?

Dora se quitó la vida para dejarte espacio a ti. Sabía que esta sería la única forma de sacudirte el corazón, el único modo de que te atrevieras a visitar la “sección restringida”. Si no lo hubiera hecho, tú hubieras vuelto a tu rutina simulando que vuestra conversación jamás se había producido. Se sacrificó para que también tú puedas sacrificarte.

¿Pero de qué sacrificios me estás hablando? –alcé un poco la voz, inquietando a la madre de Liliane, que seguía muy atenta esperando bajo las escaleras.

Yo soy la prueba fehaciente de que cada libro es una historia verídica que se escribe a si misma por medio de canales humanos. Eso es la inspiración, por lo que el ego de los escritores es tan falso como su pretendida humildad. Nadie escribe nada, son las propias vidas vividas las que deciden transcribirse a si mismas para inmortalizarse. Para que nadie las olvide, porque no deben olvidarse si pretendemos que no se repitan ciertos errores.

Entiendo entonces que hay un error que debemos evitar a través de mi colaboración…

¿Sabes de qué trata mi último libro? –preguntó, obteniendo mi negación como respuesta–. Del fin de la lectura y, en consecuencia, de la escritura. El mundo audiovisual ganará cada vez más terreno a los libros, hasta el punto en que nadie querrá leer mientras pueda visualizar imágenes en movimiento. Esto ya está pasando, pero el mañana incrementará el poder del vídeo y eliminará todo interés por lo escrito. Esto, a la larga, significará un retroceso enorme, puesto que los seres humanos irán perdiendo su capacidad de leer y escribir. Volveremos a ser seres analfabetos, pero que se creerán genios virtuales. Y así, los libros y el papel dejarán de fabricarse, la lectura desaparecerá del mundo, y con ella también lo harán las bibliotecas. Nos olvidaremos de leer, Eric… y, con el tiempo, ignoraremos también cómo escribir. ¿Entiendes dónde quiero llegar?

¿A que cada vez habrá menos libros?

No quedarán espacios para conservar las historias del ayer. Las crónicas del mundo antiguo se perderán para siempre.

A menos que hagan la película –traté de bromear ante aquella postura tan trágica.

No estoy de broma, Eric. El futuro que he visto carece de historias, todo lo que entretiene consciencias y anestesia mentes son clips de vídeo y fragmentos cortos. La capacidad de atención de la gente no dará para más, y la oferta que recibirán para alimentar su demanda será de contenido tan breve y vacuo que agravará el problema.

¿Y qué solución ofrece tu historia para evitarlo?

No hay soluciones en mis visiones –replicó ella, que para nada hablaba como la niña que era–. He visto el futuro, Eric, y mi libro narra el fin de la imaginación. Porque nadie querrá imaginar cuando le ofrezcan todo en atrayentes imágenes prefabricadas de antemano para resultar irresistibles a la vista. El ser humano del mañana quedará ciego antes que rechazar la droga visual con que le alimentarán la mente. Será esclavo de imágenes que construirán estructuras de pensamiento tan consistentes que nadie será capaz de dudar acerca de ellas. En apariencia habrá menos conflictos, claro, pero solo porque no existirá ninguna distinción de ideas.

«Porque si perdemos la capacidad de imaginar, seremos también incapaces de crear… ¿Y qué le queda a un ser humano que carece del potencial para llevar a cabo ningún tipo de creación? Sentimiento de vacío. Insatisfacción crónica. Indignidad. Sensación de no merecimiento. Frustración, inacción, aburrimiento, desesperación, irritación, rabia, agresividad, violencia… ¿Continúo?

error

Deja un comentario

RSS
Facebook
Facebook
Instagram
YouTube
Sígueme por Email